Los derechos humanos a la luz del principio lógico de razón suficiente.

Los derechos humanos son los privilegios fundamentales que el ser humano posee por el hecho de serlo, por su propia naturaleza y dignidad. Son derechos que le son inherentes y que, lejos de nacer de una concesión de la sociedad política, han de ser consagrados y  garantizados por ésta.

Comision de derechos humanos del D.F.

žAtributos propuestos a los derechos humanos

  • Inherentes al hombre.
  • Sin distinción de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, color, religión, lengua, etc.
  • Son Universales, inalienables, interdependientes e indivisibles.
  • Son substancia.

 

žLos derechos humanos como gracia o garantía

Imagen1

ž¿Son los derechos humanos inmanentes al ser?

  • Aristóteles
  • Ontología
  • ¿Qué es el Ser?

 

žPolémica de los derechos humanos

 


 

Vigilar

žMichel Foucault

 


žHumanismo Ilustrado

 

žNIETZSCHE

  • Adormecimiento del Hombre
  • Cambio de paradigmas
  • Übermensch

 

žPrincipios lógicos aristotélicos

  1. Identidad
  2. No contradicción
  3. Tercero Excluso

 

žPonderación Probatoria en el CNPP

Art. 259

¨…Las pruebas serán valoradas por el  órgano jurisdiccional de manera libre y lógica…¨

Art. 265

El órgano jurisdiccional asignará libremente el valor correspondiente a cada uno de los datos y pruebas, de manera libre y lógica, debiendo justificar adecuadamente el valor agregado a las pruebas y explicará y justificará su valoración con base en la apreciación conjunta, integral y armónica de todos los elementos probatorios.

Art. 402

El tribunal de enjuiciamiento apreciará la rueda según su libre convicción extraída de la totalidad del debate, de manera libre y lógica; sólo serán valorables y sometidos a la crítica racional , los medios de prueba obtenidos lícitamente e incorporados al debate conforme a las disposiciones de este código.

 

žEcuador

En lo que respecta a su valoración, la legislación actual pone fin al régimen de prueba tasada, legal o regulada, dando paso a la libre valoración de la prueba

Art. 86 Código Procedimiento Penal

Apreciación de la prueba.- Toda prueba será apreciada por el juez o tribunal conforme a las reglas de la sana crítica.

lo cual no exime de fundamentar razonadamente su conclusión, señalando las pruebas en las que ha basado aquella sin contradecir los principios de la lógica, las máximas de la experiencia ni los conocimientos científicamente afianzados. 

 

žLeibniz

Imagen2

 

Principio lógico de raíz suficiente:

  • “Todo objeto debe tener una razón suficiente que lo explique” Lo que es, es por alguna razón, “nada existe sin una causa o razón determinante”

– Teodicea

– Monadología

 

 

 

žSchopenhauer

Imagen3

 

Cuádruple raíz del Principio de Razón Suficiente:

Principio de Razón Suficiente del Devenir.

Principio de Razón Suficiente del Ser.

Principio de Razón Suficiente del Conocer.

Principio de Razón Suficiente de Hacer.

 

 

žLa Fábula de las abejas

«Había una colmena que se parecía a una sociedad humana bien ordenada. No faltaban en ella ni los bribones, ni los malos médicos, ni los malos sacerdotes, ni los malos soldados, ni los malos ministros. Por descontado tenía una mala reina. Todos los días se cometían fraudes en esta colmena; y la justicia, llamada a reprimir la corrupción, era ella misma corruptible. En suma, cada profesión y cada estamento, estaban llenos de vicios. Pero la nación no era por ello menos próspera y fuerte. En efecto, los vicios de los particulares contribuían a la felicidad pública; y, de rechazo, la felicidad pública causaba el bienestar de los particulares. Pero se produjo un cambio en el espíritu de las abejas, que tuvieron la singular idea de no querer ya nada más que honradez y virtud. El amor exclusivo al bien se apoderó de los corazones, de donde se siguió muy pronto la ruina de toda la colmena. Como se eliminaron los excesos, desaparecieron las enfermedades y no se necesitaron más médicos. Como se acabaron las disputas, no hubo más procesos y, de esta forma, no se necesitaron ya abogados ni jueces. Las abejas, que se volvieron económicas y moderadas, no gastaron ya nada: no más lujos, no más arte, no más comercio. La desolación, en definitiva, fue general. La conclusión parece inequívoca: Dejad, pues, de quejaros: sólo los tontos se esfuerzan por hacer de un gran panal un panal honrado. Fraude, lujo y orgullo deben vivir, si queremos gozar de sus dulces beneficios».

Bernard Mandeville

 

 

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *